Estudiar con un bebé es difícil, pero no imposible

Yo pensaba que combinar trabajo, maternidad y estudiar no sería demasiado difícil, que no sería para tanto, pero este año que he estado combinando estas tres cosas me ha enseñado que sí lo es.

Es un camino duro que constituye todo un reto que día a día te hace replantearte la situación y si de verdad todo ese esfuerzo merecerá o no la pena.
Las clases a las que vas y por las que renuncias a pasar tiempo con tu pequeña. Las noches que te quedas estudiando y que te hacen estar tan agotada al día siguiente que hacen que no rindas en ningún ámbito, ni en el trabajo ni como madre. Los momentos en los que intentas ponerte a adelantar temario mientras tú pequeña deambula por la casa reclamándote cada dos minutos hasta que tienes que dejarlo. Las mañanas en las que te invade el sentimiento de culpa por no haber estudiado la noche anterior lo que tenías programado porque no podías más y necesitabas descansar. O esa sensación de tener tantas cosas en la cabeza: la casa, la compra, el trabajo, tu bebé, estudiar… que te lleva a la impresión de que quieres abarcarlo todo y no abarcas nada y al agobio de sentir que no puedes con todo. Muchas situaciones y sensaciones que hacen que te des cuenta que estudiar teniendo un bebé no es que no sea fácil, sino que es todo lo contrario: es difícil, y bastante.

Pero como bien digo en el título de este post, es díficil, pero no imposible. Y poco a poco, sin prisa pero sin pausa, se va andando el camino y sin darte cuenta, estás más cerca de tu objetivo.

En mi caso, mi familia me ha ayudado mucho a ello, porque además de darme en todo momento ánimo y aliento, cosas que son fundamentales en este proceso, son quienes se quedaban con mi pequeña cuando yo tenía que asistir a clases. Benditos abuelos y tíos, ¿qué haríamos sin ellos?
Y ésta, me atrevería a decir que es una de las claves para poder estudiar teniendo bebés, saber delegar y dejar a nuestros bebés en manos de quienes les quieren, mientras nosotras necesitemos asistir a una tutoría, a clase o ir a la biblioteca a estudiar. Y hacerlo de la misma forma que lo haríamos si nos tuviéramos que ir a cumplir con nuestra jornada laboral y no sentirnos culpables por ello. Además, el hecho de saber que están en tan buenas manos como si estuvieran en las nuestras hace que nos podamos centrar y que el tiempo que invirtamos en estudiar, sea de calidad.

Otra de las claves, es el apoyo de las personas que nos rodean. Es un proceso que no se recorre de manera solitaria, sino que afecta al núcleo familiar y por ello que nuestra pareja esté de acuerdo es fundamental, además de para ayudarnos a sobrellevarlo, para darnos las fuerzas necesarias cuando éstas nos flaquean. En este caso, yo he tenido y tengo la suerte de además de tener su aprobación, tener su apoyo. Y más que su apoyo, su incansable refuerzo haciendo que recuerde mis sueños y que los persiga incluso cuando yo creo que ya los he perdido.

Y la última de las claves diría que es no desesperar y ser conscientes de que cada pequeño avance que hacemos es uno muy grande. Estoy no es tarea fácil, pero hay que hacer un esfuerzo en ser positiva, ser sensata y no querer tirar la toalla en algún momento en el que estemos muy cansadas, sintamos que no progresamos o si un examen sale mal. Yo he sido la primera a la que esto le ha pasado, pero si pasa, hay que pensar fríamente y darse cuenta de que aunque el examen nos haya podido salir mal o peor de lo que nos habría gustado, con todo lo que nos hemos esforzado y con todo lo que hemos trabajado, hemos aprendido y con ello, hemos avanzado. Y de esta manera ya estamos más lejos del punto de partida desde el que habíamos iniciado el camino y por lo tanto, más cerca de nuestro objetivo.

No, no es un camino fácil. Es un camino muy difícil. Pero no imposible.

Así que mamis que estudiéis, ¡ánimo! Vosotras podéis. Y a las que os lo estéis planteando, dad el paso, somos capaces de conseguir lo que nos propongamos 💪🏻

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Estudiar con un bebé es difícil, pero no imposible

  1. Este año he hecho opos, Adriana tiene 10 meses y he trabajado en el instituto a turno de tarde, estudiaba por la noches y por la mañana medio zombie me dedicaba a ella. Por suerte mis padres y mi pareja me han ayudado muchísimo, sobre todo en este último esfuerzo. Mañana hago la programación didáctica, he conseguido llegar donde quería y si ya consigo la plaza será un año redondo y a la vez difícil, así que no te rindas, tendrás días malos y otros mejores, pero todo con esfuerzo y empeño al final llega. Un besitooo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s